14 – ¡Me sacaron a empujones!

El prisionero: me sacaron a empujones! 

Creo que me llegó la hora, gritos, ordenes, frases en imperativo, me sacaron a empujones, entre varias personas, embozadas, que veían frecuentemente el reloj y murmuraban frases no entendibles entre sí.
No podía escuchar ni ver con claridad lo que estaba pasando, solo sentía una agitación intensa como si algo malo estaba por suceder.

Me empujaron desnudo, mojado de piés a cabeza, en una habitación fría e intensamente iluminada, me sujetaron entre 2 personas, una de ellas me pasaba por boca y nariz una sonda provocándome nausea, no pude contener el llanto, vomité con intensidad, hasta que pararon de torturarme.
Me inyectaron una droga en el muslo, creo que buscaban una confesión de algo que ni siquiera sé de que se puede tratar.

Aplicaron una sustancia irritante en mis ojos, me forzaban a ver la luz, mis ojos no estaban habituados a tanta intensidad, había permanecido en un lugar a media luz, tibio y placentero los últimos meses.
Aplicaron una mascara con aire frío para que la oliera a fuerza, sentía irritación en nariz y garganta, pienso que se trataba de el “gas de la risa” se preparaban para interrogarme, ¿qué delito habré cometido?
Me colocaron marcas en manos y piés, imprimieron las huellas de mis dedos, que desdicha, ¿se tratará de lo que nombran “ser fichado”?

Me encerraron en un cuarto con paredes transparentes, ya se había apiadado un poco porque me cubrieron con una manta pero de textura rasposa para mi tacto,
Buscaba afanosamente una voz, un rostro amigo, alguien con actitud bondadosa, nadie me hacía caso, todos abstraídos diciendo frases en clave “9 y 10”,  “3.400”,  “cuenta completa”…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *